Smart mobility: El patinete eléctrico

Smart mobility: El patinete eléctrico
de

Parecía que el cambio de la movilidad personal llegaba en 2001 cuando Dean Kamen presentaba el famoso “Segway”, pero nos ha llegado a las grandes ciudades de España a recientemente a través del patinete eléctrico.

¿Quién podía prever este cambio en la forma de movernos dentro de las ciudades que ha cogido desprevenidos tanto a alcaldes, policías y a los propios usuarios? Este avance repentino ha obligado a las capitales a redactar leyes para regularlo.

La percepción que tenemos los que vivimos en las ciudades es de que cada día hay más patinetes por las calles, pero la encuesta en la que basamos la información para este artículo nos muestra datos a nivel nacional y por lo que respeta el patinete sigue siendo un medio de transporte limitado a zonas específicas.

Como vemos en el gráfico solo un 1% de los encuestados lo utiliza como forma de transporte habitual. El coche es el transporte por excelencia (73%), siguiéndole muy de cerca el ir andando (51%) y en bus (35%).

Pero si nos fijamos únicamente en los usuarios que se desplazan en patinete, la sostenibilidad fue el principal motivo por el cual decidieron usarlo, en un 44% de los casos.

Es interesante ver que realmente la gran innovación va de la mano de un cambio de actitud hacia más conciencia sobre el medioambiente.

Esto nos demuestra que, si los fabricantes de la competencia directa, como podrían ser las motos o los coches, no empiezan a plantearse un cambio de combustible y una percepción más sostenible de sus productos, les será muy difícil ganarse a estos usuarios potenciales, que priorizan el cuidado del medioambiente.

Los perfiles de gente con edades de 25 a 34 años, confirman que están abiertos a los cambios sostenibles. Son quienes más intención muestran a la hora de comprarse un patinete eléctrico. También con un 56% de los que han utilizado un patinete eléctrico de edad entre 25 – 34 años lo han hecho por motivos medioambientales.

Pero como toda innovación viene con detractores

Pese que está muy igualado, un 39% de los peatones piensa que le molestan los patinetes eléctricos, en parte puede ser por la falta de organización ante un transporte tan nuevo. Pensando en esta situación hemos preguntado si una de las primeras leyes que se han puesto en las ciudades tienen el apoyo de los ciudadanos.

Una Normativa controvertida

Según la nueva Ordenanza de Circulación de Viandantes y Vehículos (impulsada por el Ayuntamiento de Barcelona que dirige Ada Colau) desde el 1 de julio de 2017 los vehículos eléctricos no pueden circular por la acera en Barcelona.

Donde sí que la mayoría de encuestados están de acuerdo es en la prohibición de la circulación de los patinetes por las aceras, con un 83%. Se confirma en cuanto les preguntamos a los propios usuarios de patinetes los cuales (56%) están de acuerdo en la obligación de utilizar el carril bici en su lugar.

Según dicta otra normativa, “Los patinetes eléctricos tanto pequeños como grandes, ruedas eléctricas, las plataformas eléctricas y los segways” tienen la obligación o recomendación de llevar casco. Pese a esta nueva ley la mayoría no cree que no llevar casco sea una de las mayores infracciones que pueda hacer un usuario de patinete eléctrico (8%).

En primer lugar, se encuentra la ya comentada ley de la prohibición de la acera (32%), seguido por la de conducir bajo efectos de bebidas alcohólicas (31%).

Como vemos todavía se puede percibir un descontrol de las leyes que no beneficia la relación entre los peatones y los usuarios de patinetes eléctricos. Por otro lado, se van sumando diferentes tipos de vehículos dentro de un mismo carril los cuales tienen distintas características que tampoco ayudan a la convivencia con el transporte urbano. Pese a eso lo más positivo que nos hemos encontrado es la percepción de querer un cambio hacia transportes más sostenibles.

 

 

Lee las normas de nuestra comunidad de usuarios antes de publicar contenidos.